Hoy.

A veces sientes que no puedes con todo, que la situación te supera... Buscas ayuda y no sabes donde hallarla. Buscas un apoyo, alguien que te entienda con la mirada. Te destruyen y te destruyes y, llega un momento, que empieza a darte igual. Dejas de buscar ayuda, te tragas todo, incluso te crees fuerte, olvidándote de que toda fortaleza tiene un límite y cuando ese límite se ve sobrepasado, tenemos un problema.

Esta no es la vida que he elegido. No la elegí nunca y juro que no la habría elegido... Si pudiera cambiar cosas, cambiaría tantas que lo único que quedaría serían esos recuerdos que me hacen sonreír... Pero con una sonrisa del corazón. Sonreír, ya no sé lo que es, dejó de ser una sonrisa el día que los ojos demostraron tristeza.

Hoy no es desamor, hoy no es un yo. Hoy es un todo-lo-que-me-pasa-y-no-me-atrevo-a-decirlo. Hoy es esa búsqueda de la estabilidad fallida. Hoy son kilómetros, distancia. Hoy eres tú. Hoy es él. Hoy es ella, o ellas, mejor dicho. Hoy es preocupación. Hoy es superación. Hoy es ganas de luchar. Hoy es echar de menos. Hoy es necesitar. Hoy es sentirme abatida. Hoy es sentir mil cosas que me recuerdan el porqué sigo aquí, porque razono, porque pienso, porque quiero todo lo que tengo pero no dejo de soñar con todo lo que anhelo...

Ojalá fuera una más y tuviera la mitad de esta sensibilidad que hoy tengo, ojalá hoy mi único problema fuese no saber qué ponerme mañana... Ojalá que los problemas no existiesen.


2 comentarios:

  1. Parece que te metas en mi interior y empieces a sacar todo lo que callo últimamente. Me siento demasiado idenfiticada con todo lo que escribes de verdad, ppff...
    Sigue con la esperanza de que todo mejorará, es lo que yo intento aunque tenga que ser sola, sin poder pedir ayuda, sin saber a quién pedirle ayuda...

    ResponderEliminar
  2. A veces sientes que no puedes con todo, que la situación te supera... " Buscas ayuda y no sabes donde hallarla. Buscas un apoyo, alguien que te entienda con la mirada. Te destruyen y te destruyes y, llega un momento, que empieza a darte igual. Dejas de buscar ayuda, te tragas todo, incluso te crees fuerte, olvidándote de que toda fortaleza tiene un límite y cuando ese límite se ve sobrepasado, tenemos un problema. "

    Triste, pero cierto.
    De todos modos sigo creyéndome fuerte, la verdad. Lo soy gracias a los palos que me he llevado, que al fin y al cabo, siempre sirven para algo.
    Un saludo, me ha gustado leerte :)

    ResponderEliminar