Si te dicen que no vales, alégrate...

Quieres apagar el jodido mundo. O pararlo. O yo que sé. Algo, hacer algo al respecto. No, es que no, no quieres afrontarte otro día más (de mierda) al mundo y que éste te dé un portazo en toda la cara. Total, ¿pa' qué? Ni de coña.

Intercambias un par de gruñidos con el espejo. No es que no te gustes, es que te odias y hasta estoy siendo sútil. Como siempre. El espejo te devuelve esa mirada llena de dureza. Podría fingir que no me importa o hasta que me quiero pero hoy no tengo fuerzas para ello. Ni ganas, las ganas se esfumaron a no sé donde, sin preguntarme y sin despedirse. Menudas hijas de puta. Y aquí me han dejado, sola, frente a un maldito espejo que solo deseo romper. Romperlo y yo que sé. Que sé como sigue pero que qué más da. No importa. Párrafo siguiente, será mejor.

Tantos años intentándolo superar y otra vez estás en el mismo lugar. Siento que solo he dado vueltas en un puto laberinto y que siempre acabo hundida en el mismo pozo. Será que las tormentas profundizan todo tipo de grietas. Hasta las internas. ¿Y a dónde agarrarse si no hay una puta rama que me pueda salvar? ¿Por donde salir si no hay salida? A veces pienso que solo hay una única opción, que no quiero tomar, pero que es la más fácil. Ya lo dije alguna vez: A veces pienso demasiadas tonterías que mejor omitirlas.



4 comentarios:

  1. Tantas veces he creído tenerlo superado, tantas veces me he mirado al espejo y me he odiado y he seguido adelante sólo para que una persona, una única persona, se sienta orgullosa de mi... Yo siempre decepciono, que alguien se sienta orgullosa de mi, me anima tanto. Y me llena. Y es difícil. Lo sé y lo sabes. Pero inténtalo... Seguro que vuelves a caer, a mi me pasaba. Bueno, y me sigue pasando pero es lo que hay, y aquí o eres fuerte o no sales nunca del pozo. Y ahí es todo tan negro... ¡es mejor tomar un poco de aire! Venga, que si no puedes sola, yo te doy la mano y te acompaño en el camino.

    Cuando pienses que estás sola, no lo estás, yo estoy contigo.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  2. "Si te dicen que no vales, alégrate, porque no tienes precio" que frase tan bonito, y que bonito como escribes. Te dejo mi blog:
    relatosdemisnochesdeinsomnio.blogspot.com
    Besis

    ResponderEliminar
  3. No hay reto más difícil que el de convivir con uno mismo, acostumbrarse a las propias manías y aceptarnos como compañeros de cuerpo, alma, vida.
    Los pozos están ahí, y hay quien te dirá que sirven para caer en ellos y aprender a base de hostias a trepar y salir a la luz de nuevo. Me cuesta mucho creer a esa clase de gente. A mi parecer, los pozos son una maldición que la gente con mente soñadora, artística o como quieras llamar a esas extrañas criaturas con ganas de dejar un trozo de lo que son en forma de "arte", tiene que sufrir como una maldición o un síndrome incurable. Para mí, en particular, es de donde salen las ganas de escribir y romper cosas a base de palabras.
    Y viéndolo desde dicho punto de vista, a veces no sé si odiarlos o seguir alimentándome de ellos.

    ¿Y cómo he llegado yo a dejarte esta reflexión? Vaya, lo siento.
    Aunque bueno, supongo que es que tu texto me ha hecho reflexionar sobre fantasmas personales. Eso no es para nada algo malo. Pero si me he alejado mucho de el verdadero mensaje que tratabas de darnos con tu escrito, perdóname.

    <3

    ResponderEliminar
  4. Ojalá pudiéramos romper el maldito espejo en esas veces.
    Muá, guapa. Echaba de menos leerte.

    ResponderEliminar