Que le jodan a los cuentos de hadas

    Nos enseñan que el amor es como un cuento de hadas con sus sapos, príncipes y princesas. Quieren que acabes creyendo que va a llegar aquel príncipe azul -porque tiene que ser azul, aunque detestes ese color- de aquel país muy, muy, muy lejano. Y, aunque sea un petardo, un hortera por vestir con brillantes y un pijai por llevar el pelo requetepeinado, te va a encantar. Y si, aunque sea un niño de papá, va a estar dispuesto a luchar con miles de dragones y superar miles de obstáculos sólo y sólo para tener un final feliz contigo.
Y tú, tú vas a ser esa princesa. Si, esa bella princesa que vive en un castillo y que, pase lo que pase, ese príncipe te va a rescatar de la situación en la que estés, por muy complicada que sea. Se va a enamorar de ti, a primera vista y para siempre. Ya sabes: Fueron felices y comieron perdices.



Menuda chorrada. 

    La vida y yo, nos negamos a que sea así.
    Es que no.
    Ni de coña.

    Me bastó mirarte a los ojos para darme cuenta de que no voy a esperar sentada a que vengas a salvarme cuando ni siquiera entiendo de qué me tienes que salvar. Si no vienes a buscarme tú, ten por supuesto que iré a buscarte yo siempre y cuando sea lo que quiero. Quiero descubrir que esconden esos ojitos y me lo he propuesto. No te lo voy a decir para que no te asustes, pero si quieres hacerlo más bonito, romántico e, incluso, ñoño, simularé que todo fue casualidad. Que no nos conocíamos. Que no te busqué, ni después me buscaste tú. Todo surgió de una mirada en aquel bar, siguió por aquel paseo para empezar con un dulce beso que te di. Chica besa a chico y qué le jodan a los cuentos de hadas.

    Y será que nos sentimos diferentes siendo iguales a todo el mundo y que jugamos a lo que todo el mundo juega. Jugamos a ver quién dice primero de vernos y, ahora, a ver quién es el primero que deja que la barrera se caiga. Mientras, si no me hablas, no te hablo. No, no te he contestado y, tú, como también haría yo, pasas, aunque a veces la excepción confirme esta norma. Y yo, me muero de ganas de hablarte, de verte y de besarte, pero... termino pasando. Tómame como un reto, si es lo que quieres, pero no te olvides que los retos terminan enganchando y yo.. yo me he propuesto enseñarte a quererme, aunque no te lo vaya a decir. Ya te he dicho que no quiero que te asustes... Entiéndeme, me aterroriza dar un mal paso, caerme y... perderte.

    Y me pasaría el día hablando de ti, de nosotros. Si es que existe un nosotros. De lo bonito que eres, lo mucho que me encantas y lo poco que te lo digo. Lo más bonito es cuando me calas con miradas. Joder, eso sí que es de cuento de hadas.. Y tus abrazos.. y tú.. Esa risa. O esa sonrisa tonta que se me pone a mí.. Por no hablar de esas mariposas. No sé. Que prefiero no ilusionarme (aunque ya es tarde)..

    Y bésame, que no sé a qué estás esperando para volver a besarme, porque si no me besas tú.. te beso yo. Y punto.


11 comentarios:

  1. Qué malos son los cuentos de hadas. La de hostias que me he dado yo por idealizarlo todo...
    Lo mejor que podemos hacer es ir a por lo que queremos. Es el único modo de no quedarnos con la duda de qué hubiera pasado y nunca nos reprocharemos el no haber hecho algo :)
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Sé feliz con quien sea y como sea.... eso es lo importante.

    ResponderEliminar
  3. ¡Alguien está enamorada!!! Asfixiada, súper hiper mega ilusionada. Que no paras pensar en él, que no puedes esperar a que las cosas pasen. Andaaa!

    Otra vez la manera tan sincera y directa en que escribes me ha encantado. Y sí, ya está bueno de esperar príncipes idiotas, ¡ve por él!

    Toda la suerte del mundo. <3

    ResponderEliminar
  4. Me encantan tus textos, te lo aseguro y el diseño de tu blog es increíble, no sé cuantas veces lo habré dicho.
    Me encanta, de verdad.
    Un besazo <3

    ResponderEliminar
  5. Podría escribirte tantas cosas, pero diciendo eso, se da por entendido más de lo que podría decirte.
    No pares, nunca pares.

    ResponderEliminar
  6. Que ilusionada te veo, Raquel.
    Eres increíble, lo sabes.

    xx

    ResponderEliminar
  7. ¿Sabes? Llevo ya... 2-3 años? leyéndote y me gustas como el primer dia ^^

    ResponderEliminar
  8. Las hadas acaban quedándose sin polvos mágicos que las hagan volar,
    los cuentos de hadas acaban quedándose sin hadas que los pinten bonitos.

    Escribe tu propia historia.

    Un abrazo,
    S.

    ResponderEliminar
  9. Tu blog es de mis favoritos, ya lo sabes. Adoro tu forma de escribir, y todos tus textos.
    Un besazo <3

    ResponderEliminar
  10. Está claro que no existen los cuentos ni los príncipes. Son todos sapos. Pero no pasa nada, hay que quererlos igual ¿no?
    Nosotras tampoco somos princesas.
    Besitos.

    Miss Carrousel

    ResponderEliminar
  11. Posta que Disney arruino la vida de tantas de nosotras con esos cuentos, ojalá el amor fuera asi como lo pintan! Pero si será dificil realmente. Amé tu blog :) muchos besos!

    http://missbbleu.blogspot.com

    ResponderEliminar