No es mi día

Bueno, mejor dicho, últimamente nunca es mi día, pero me he hartado. Si, me cansé de ser la que siempre mira por los demás y no mira por sí misma. Me canso de cuando me vienen estas épocas de que lloro por el motivo más tonto y sé, de sobra, donde empiezan los problemas. Y que lo soluciona un abrazo a tiempo. Un puto "Sh, que estoy aquí". Sé que el problema principal está en no hablarlos, en hacerme la chica dura cuando en realidad soy una sensiblera. Por eso puede ser que últimamente no pare de buscarte. Por eso puede que cada día ande más Wendy que el anterior. Y tampoco pretendo culparte, porque tú no tienes la culpa de haberte ido. De hecho, justo lo contrario, creo que puedo llegar a entenderte. Es difícil cuando la otra persona se ha cansado de tener paciencia y.. siempre he presumido de ser paciente y, ya ves, una impaciente y una caprichosa. Si es que soy de lo mejor, pero que ese no es el tema.

Simplemente es que diciembre siempre se me ha hecho demasiado cuesta arriba, por todo lo que significa. Diciembre significa encerrarme un poquito más en mí, todavía más que de costumbre, aunque ya no sé desde cuando estoy haciendo eso. Porque me jode, ¿sabes? No soy capaz de confiar en nadie. Al menos no todo esto. Y poco a poco se va quedando en lo más hondo, o eso creo, y llega un momento que exploto. Y exploto como una bomba. Porque, cuando trago tanto, acabo siendo una auténtica bomba sentimental. Y menuda mierda.

Y para colmo.. Me alejo. Porque a veces necesito alejarme para saber quien soy, en mi soledad, ¿sabes? Lo llevo haciendo últimamente y, es cierto, necesito cariño, por eso creo que, al mínimo detalle de cariño, me engancho. Me engancho a quien sea. Aunque suene contradictorio.

Me pongo a recordar y, joder, a veces dudo de que vuelva a ser capaz de sentir tanto por alguien. Tanto como para que me vuelva a sentir totalmente cómoda desnudando todos mis sentimientos al lado de cualquier persona. Y yo que sé. Que lo echo de menos. No a nadie en particular y no niego que todo tenga más trasfondo y es por eso que no lo puedo evitar. No, no puedo evitar no estar del todo bien. 

Mis fantasmas me acompañan y tengo miedo a que vuelvan a atacar, porque no sé que contrataque utilizar. Ya no. Y, cada día, noto su ataque más cerca... Y yo.. yo nunca he sido de pedir ayuda (aunque igual vaya siendo hora de aprender).


No prometo estar más por aquí porque sé que no lo podré llevar a cabo. Demasiados proyectos. Demasiadas cosas que hacer. Aunque creo que antes de que acabe el año, os caerá alguna entradita más.. y os contestaré a los comentarios. Eso si.
Si quereis leer más rayadas por donde suelto soltarlas es por aquí (click)
Y para todo lo demás os envío muchos abrazos, que sé que eso siempre hacen falta. 
Mucho amor.

4 comentarios:

  1. Te echaré de menos. Te busco en Twitter. Mil besos

    ResponderEliminar
  2. No puedo sentirme más identificada... me uno a tu twitter yo también, si me dejas ♥

    ResponderEliminar
  3. A mi también me pasa eso de identificarme contigo, sobre todo en lo último. Pero, ¿Sabes? Creo que llega un punto en que los fantasmas dejan de ser fantasmas y son sólo miedos. El miedo a volver a un pasado que no nos gusta. No dejes que el miedo te vuelva cobarde y sé tú sola valiente. Yo sé que puedes.
    PD. Al otro lado del whatssap cuando quieras puedes pedirme ayuda.

    ResponderEliminar
  4. Jo, yo no sigo twitter y me gusta leerte... :(
    Espero que todo sea para bien tuyo, y que no sea un adiós definitivo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar