A ti, que intentas olvidar

No sabes lo que te espera, ni lo que se te viene encima. Puede que incluso te esperes que sea más fácil de lo que parece. Puede que sientas que te estás muriendo, que de esta no vas a salir, pero te aseguro que dejará de doler cuando menos te lo esperes.

No sabes lo que te espera, pero vas a aprender a entender muchas cosas (si no lo has hecho aun) y eso es lo que te llevas.

Vas a aprender a entender que las personas vienen y van, pero algunas se quedan. Que las que se quedan son pocas pero valen oro y que, con los amores, pasa lo mismo, aunque a veces hay personas que se cuelan en tu vida para siempre, independientemente de lo que ellos quieran. Probablemente tengas ese amor del que no puedes borrar de tus recuerdos ni con lejía. No pudo ser, ¿verdad? Y tú quisiste con cada parte de ti y por eso duele tanto, amor, precisamente por eso. No lo vas a olvidar. No puedes olvidar a alguien, más bien aprenderás a vivir con su recuerdo. Aprenderás a entender que esa persona ya no está en tu vida de esa forma y que otra época está por venir. Una época que será como tú, y solamente tú, quieras que sea: tú decides cómo tomarte las cosas. Hay personas que te dirán que el amor de tu vida no existe, no les hagas caso: Sueña y ama, que nadie te quite las alas. Eso nunca. No le des ese derecho nunca a nadie.

Vas a echar de menos vuestros mimos, vuestro sexo y, sobre todo, esas cosas que solo entendéis vosotros. Pensarás que nunca vas a encontrar nada igual y, es cierto, no encontrarás nada igual, pero, cielo, eso no es negativo. Vas a aprender a entender que las relaciones amorosas son como las de amigos: no harás lo mismo con cada pareja, no tendréis las mismas rutinas: sois personas diferentes y en épocas distintas, Y eso es lo bonito y mágico, ¿no crees?

Aprenderás que es mejor sonreír por lo vivido que llorar por lo perdido. Aprenderás a entender que este dolor es el precio que estás pagando por haber sido feliz e incluso puede que te plantees que sea justo. 

No compares. Nunca. Eso solo significará que no has superado la anterior relación. Supéralo. Cura las heridas. No te lances a los brazos del primer amor que pase, por muy apetecible que parezca... Simplemente cúrate la herida y que sane o, al menos, cicatrice. Que deje de sangrar. Llora, desahogate... Lo vas a necesitar.

Te adelanto que ninguna relación será una réplica de la anterior. Si es lo que buscas: esa relación está condenada al fracaso. Todas las personas son distintas y si tratas de descubrir los misterios que esa persona tiene, estoy segura que te sorprenderás. Y es que las ciudades son como las personas: hay que descubrirlas con mucho mimo


5 comentarios:

  1. Esto es lo que necesitaba leer juato hoy... Desde la primera frase ya tenía las lágrimas saltadas. Siempre decimos que nadie será como él, que nunca seremos tan felices como con él y que nadie nos besará así. Espero que tengas razón y no haya dos amores iguales porque mi corazón no lo soportaría. Me has dado las fuerzas necesarias para salir de una relación tóxica de 3 años de duración y que llevaba meses queriendo salir pero no me quedaban fuerzas. Gracias por salvarme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario, anónimx. Te mando la mitad del cariño que me has transmitido con tu comentario y te deseo, de corazón, que todo te vaya bien. Muchas cosas buenas te esperan, ya lo verás.

      Recuerda que si quieres hablar o cualquier cosa y por twitter no puedes o lo que sea, siempre tenéis mi correo electrónico llenadoradevacios@gmail.com dispuesta a escucharos, contestaros y ayudaros. :)
      (Te lo digo porque creo que puedo entenderte..)

      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  2. Y aunque parezca que no, el tiempo todo lo cura.
    Que bien y bonito escribes... Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, el tiempo todo lo cura.

      Muchas gracias :)

      ¡Besitos!

      Eliminar
  3. Me ha encantado leerte, qué pedazo de post. Hace años me hubiera venido genial leerlo, aunque no me lo hubiese creído de todas formas... ahora sé que llevas toda la razón del mundo.
    Un besote!

    ResponderEliminar